Alimentos que es mejor no comprar en los supermercados

Con un empaque bonito puedes vender lo que quieras. Y muchas veces sin pensar compramos productos que pueden dañar nuestra salud.

Genial.guru comparte contigo los alimentos que no deberías llevar a tu carrito de compras y te cuenta por qué.

Lechuga empacada

Los científicos bacteriólogos advierten: el alimento más peligroso en un supermercado es la lechuga picada y empacada. A pesar de que la bolsa te asegura que está lista para el consumo, puede tener bacterias nocivas que provocan enfermedades intestinales. Estas bacterias llegan a las hojas de lechuga desde el suelo y son imposibles de destruir porque no pasan por un procesamiento térmico. Para asegurarte, debes lavar y desinfectar cualquier verdura de hoja verde cuidadosamente.

Embutidos

La Organización Mundial de la Salud aceptó que las salchichas, el tocino, la mortadela y otros productos de carne procesada provocan cáncer. Los nitritos que se encuentran en ellos, estando en el intestino, pueden transformarse en nitrosaminas, unos cancerígenos fuertes. Las carnes ahumadas además pueden contener otra sustancia cancerígena: benzopireno. Es mejor comprar un trozo de carne de res y prepararla por tu cuenta para usar como aperitivos y sándwiches en vez de embutidos.

Té verde embotellado

Una reciente investigación comprobó que la bebida embotellada que se vende como té verde no tiene nada en común con el té auténtico. El té verde es famoso por sus propiedades antioxidantes, y 20 botellas de “té” verde embotellado contienen la misma cantidad de antioxidantes que 1 taza de un té auténtico. Esta bebida contiene en general agua y aún más azúcar que la gaseosa. Mejor prepara tu té en casa.

Alimentos con aditivos frutales

Los croissants y panecillos con relleno de frutas y yogures dulces se ven muy apetitosos. Pero llevan por dentro rellenos frutales fáciles de producir y vender. Gracias a los conservantes, aromatizadores y espesantes, no se absorben en la masa y no se dañan. Pero es difícil encontrar frutas auténticas en ellos. Los fabricantes de estos rellenos describen su producto honestamente: “Contenido de frutas: 20-40%”. ¡Es mejor agregar unas frutas frescas en tu cereal o avena de la mañana!

Mayonesa

La mayonesa contiene huevos, vinagre, aceite de girasol y especias. Pero la mayonesa comprada también contiene conservantes, colorantes y estabilizadores. Una mayonesa “light” contiene menos grasa (por ejemplo, 35% en vez de 50%) pero para conservar su textura espesa y sabor, se le agrega almidón y azúcar. Así que tiene las mismas calorías que una mayonesa común. Este aderezo no es nada saludable, pero si te gusta, mejor prepáralo en casa.

Especias molidas

Las especias son fáciles de disolver con aditivos más baratos. Por ejemplo, en vez de canela muchas veces venden cassia, y en lugar de azafrán, cártamo. Compra especias en granos y muélelas por tu cuenta. Es mejor conseguir especias que no contengan glutamato de sodio, o intensificador de sabor. Es inofensivo pero cuando te acostumbras a él, el sabor natural de la comida te empieza a parecer insípido.

Pan

El pan del supermercado se hace con harina blanqueada usando sustancias químicas (por ejemplo, el peróxido de benzoilo que se usa para producir explosiones en el cine). Esta harina se conserva durante mucho tiempo, no se infesta de insectos pero es poco saludable. Además, se le agrega un polvo de panadería que contiene espesores de masa, intensificadores de sabor, etc. Estos aditivos mejoran la calidad de la masa y aumentan la fecha de vencimiento del pan. ¿Pero crees que nuestro organismo lo necesita?

Compra pan en panaderías pequeñas donde existe la posibilidad de preguntar detalles acerca de su producción.

Foto de portada depositphotos, depositphotos